viernes, 24 de abril de 2009

GARDEL: UN NUEVO SUCESO QUE DESPIERTA ESPERANZAS


Todo comenzó hace muy pocos días, cuando este nuevo tema se inició con los ribetes clásicos de los inventos “uruguayistas”, es decir crear factores para que sean creíbles y desoír lo que realmente está confirmado.

Como ya lo hemos dicho, ellos se han negado sistemáticamente a escuchar a Berta Gardés, cuando dice y demuestra que Carlos era su hijo. No atienden evidencias probadas, como lo son los antecedentes estudiantiles e identificatorios (en 1923 se repiten en Gardel, las huellas digitales estampadas por Gardes en el año 1904) y le ponen “peros” a la propia declaración que hiciera Carlos en su testamento ológrafo, donde deja escrito con total independencia y legalidad que “ ….. SOY FRANCÉS NACIDO EN TOULOUSE, EL DÍA 11 DE DICIEMBRE DE 1890 Y SOY HIJO DE BERTHE GARDES,… “

Así, aparentemente descolgado por la habitual publicidad uruguayista , insertan en la escena, a un – según ellos – tataranieto de Carlos Escayola y por lo tanto presunto pariente del Zorzal, llamado Gonzalo Vázquez Gabor.

Y lo que en primer lugar arranca sonrisas, luego se transforma en UNA ESPERANZA, ya que el hecho puede oponerse a la renuencia del gobierno uruguayo en gestionar frente al argentino, la realización de un ADN y la falta de personería de los demás seres trashumantes que habitamos esta parte del mundo, para que un juez nos “permita actuar” en igual sentido.

Al haber aparecido según dicen los uruguayistas un pariente directo de Carlos Gardel y sin renunciar a la creencia de cuanto EL MOROCHO DEL ABASTO dijera en su testamento, pensamos que se ha presentado la gran oportunidad de zanjar cualquier duda e impulsar la prueba definitiva.

Hemos dicho que las fábulas, excepto las que elaboran, sin mucha prolijidad, nuestros queridos amigos “uruguayistas”, todas tienen una moraleja.

Según se sabe, esta circunstancia ya existía antes de la aparición de Esopo. Sin embargo, los seguidores de la hipótesis oriental, han roto hasta ahora esa regla. pues fabulan sin especificar nunca cual es la moraleja. Elemento éste comparable a la “yapa”, tal cual la llamaría Don Ceferino , el almacenero de la esquina de mi casa de purrete.

Por fortuna, parece que ahora la cosa cambió. ¡Apareció un pariente confeso! y por lo tanto es preciso que todos los gardelianos, “Urbi et Orbi”, nos unamos y estrechemos vínculos para convencer – con el mayor respeto - al señor Gonzalo Vázquez Gabor que, haciendo gala de su condición, se presente ante las autoridades a exigir, en defensa de su propia identidad, la realización del correspondiente ADN a los restos de Carlos y de las personas pertinentes.

Este es un camino que permitiría acabar con las fábulas y conocer la buena voluntad, decisión y razonamiento de las personas involucradas, en esta tenida por hacer valer la VERDAD HISTÓRICA.

Veamos entonces, quien toma la iniciativa y valoremos las posteriores reacciones que ello genere.
Evidentemente: ¡Estamos en la buena senda para conocer quien es quien!
.

1 comentario:

Osvaldo Daniel dijo...

No creo que las partes uruguayas se animen a hacerce un ADN, porque si así lo hicieran quedarían al descubierto que lo suyo es un sueño, que con el traspaso del tiempo se les convirtió en pesadilla.

Osvaldo Daniel Serantes
setnareso@gmail.com