jueves, 11 de marzo de 2010

LA SEÑORA IÑIGUEZ Y EL SALVAVIDAS DE PLOMO


Inesperadamente, al Dr. Luciano Londoño le surgió otro sepulturero entre sus propias filas. Después de responsabilizarnos de que " el tema del ADN no tiene quórum entre los defensores de la teoría francesista", - despropósito que olvida sendos Juicios Sucesorios favorables, que revocan presuntas "teorías" - , lo sorprendió otro opinólogo, que también lo desmiente.
.
A la desmentida de los Parlamentarios: A. Palomeque, Arturo Heber, etc., “ninguneados” por el Poder Ejecutivo Oriental, se le sumó nuestra conocida Martina I. de Monreal. Ella me recuerda, recientemente, que la añeja “solicitud de ADN, de parte de autoridades uruguayas, NECESITA DE UNA DECISIÒN POLÌTICA NADA FACIL, cuando existen temas urticantes entre dos paises".
-

Esta claro, entonces, que la iniciativa estuvo siempre en manos orientales, que al decir del diputado Palomeque, está adormecida desde que él ocupó su banca en 1990. Más o menos como decir: "De Aquí a la Eternidad"

En verdad, no recuerdo ningún conflicto diplomático, hasta después del 2003, en que Arturo Heber, hizo su segundo requerimiento

Los conflictos posteriores por BOTNIA, tienen carácter Estratégico y de naturaleza Geopolítica Internacional, que, ni por asomo, rozan esos niveles. El tema en cuestión, se remite a un trámite ADMINISTRATIVO, común y corriente entre ambas Cancillerías, carentes de entidad controversial, sino, de índole y gestión consultiva y de naturaleza científica. Se enmarcan en un trámite de “COLABORACIÓN”, nunca interrumpido.

Por lo tanto, no es mas que otro pretexto que pone al desnudo, la irresponsable acusación de Luciano Londoño y la superficialidad de Martina, cuyas paupérrimas justificaciones que, por penosas, me avergüenzan difundirlas.

El 5 de julio de 2004, el Dr. Julio Cesar Jaureguy, abogado y diplomático de nota, se dirigió desde "EL PAIS" al Poder Ejecutivo Uruguayo, reclamando rápido “Despacho” al requerimiento Parlamentario.

Al poco tiempo de asumir la presidencia el Dr. Tabaré Vázquez, su colega y compañero de tareas, Dr. Hèctor Bello Smith se entrevistó con él, para agilitar la gestión respecto del ADN y la respuesta fue : “No tengo pruebas para justificar una relación entre Carlos Gardel y Carlos Escayola y, en consecuencia, no me voy a exponer a un desaire diplomático".

Suya será siempre, la iniciativa que nos recuerda la gran película: "DE AQUÌ A LA ETERNIDAD".

No obstante, nuestra disposición esta enmarcada en el apoyo irrestricto a las dudas, que subsisten en las esferas orientales pero nos apoyamos en los 18 PUNTOS DOCUMENTALES que avalan las propias certidumbres que poseemos.
-
Juan C। Esteban

.