miércoles, 5 de agosto de 2009

GARDEL – NO ASISTIÓ A UNA ESCUELA DE MONTEVIDEO


IMPOSIBLE ASEVERAR QUE CARLOS CURSO ESTUDIOS EN UNA ESCUELA DE MONTEVIDEO


Es una ofensa para la verdad histórica y para todos los que sabemos quien es Carlos Gardel, el leer permanentemente que la señora Martina Iñiguez, sus “nicks” y sus acólitos, den por probada la existencia de una escuela montevideana a la que concurrió el Morocho del Abasto.

En verdad, la señora ya nos han cansado, pues no solamente nunca lo ha podido probar, sino que la historia con que fantasearon ella y sus seguidores, era tan falta de originalidad y verdad, que han debido mutarla constantemente, buscando introducirla con cierta “chance de éxito”, entre personas desprevenidas o alejadas del universo gardeliano.

Y esto le sucedió porque sus errores se enmarcan en lo educacional, en lo técnico y administrativo, en lo social, en lo evocativo y en una conjunción comparativa de foto y plano edilicio, tan audaz como falsa.

Se podrían dar muchos ejemplos, pero por ahora solamente señalaremos uno: Si hasta debieron cambiar el lugar físico del patio donde dijeron, en un principio, que la figura coincidía con el plano dibujado por la Directora de la escuela de la calle Durazno.

Como estas risueñas situaciones hay más.


Para crear esta falacia, previamente han pretendido armar una historia que involucra a “Dos
Gardeles”,
la que nunca les cerró, porque carece del sostén histórico que es necesario reunir en cada “cuadro de vida”, que se trate reflejar.

Otro elemento que destierra por completo cualquier pretendido avance sobre la concurrencia en 1893 de Gardel a una escuela montevideana, es el hecho que en 1902 nuestro Zorzal, estudiaba en un colegio salesiano de Buenos Aires, el PÏO IX, lo cual significa una severa contradicción a las pretensiones de la señora Iñiguez.

La condición de “Alumno Salesiano” de nuestro Zorzal, es reconocida por la misma autoridad eclesiástica testigo del hecho, por el de sus propios compañeros y por sus mismas palabras, no solamente reproducida en fuentes que hoy se pretenden negar (1) , sino también expresada por su novia Isabel del Valle a un periodista probo y de suma jerarquía como fue Osvaldo Ardizzone y que al respecto nos cuenta: “Ella recordaba que un día pasaron por el COLEGIO PÍO IX y Gardel le comentó que ese era el colegio donde se había educado.”

Además el propio Carlos lo ratifica ante su amigo el periodista Don Israel Chas de Cruz, quien dejó escrito que en una entrevista, Gardel le manifestó: “Me eduqué en un colegio de curas che …. Allí hice hasta el segundo año del Nacional, pero el teatro me tiraba y sin escuchar…..” (Ver “Carlos Gardel y la prensa mundial” – por Hamlet Peluso y Eduardo Visconti)

No obstante todo lo dicho precedentemente, la obstinada señora se pasea por Internet pregonando que el hecho comentado no es cierto. Asombra ver con que falta total de probidad se puede dar por sentado como cierto lo que uno mismo dice, cuando la VERDAD HISTÓRICA le está mostrando a gritos su error y además leer como tozudamente niega todo razonamiento lógico y probado, que se oponga a sus dichos interesados.

La señora cuestiona valores y juzga la capacidad de investigadores o cronistas que desbaratan su fabulación, sin darse cuenta que no tiene ni la capacidad, ni el conocimiento necesario para hacerlo.

¿Qué pueda saber ella acerca de cómo y donde el investigador Juan Carlos Esteban se arroga la facultad de opinar sobre tema jurídicos? ¿Conoce ella los conocimientos universitarios adquiridos por dicha persona? o ¿Quienes lo han asesorado para mejor opinar?. Conoce la señora que aquellos que han cursado en su país, las escuelas comerciales y las facultades de Ciencia Económicas, han estudiado exhaustivamente diversas materias de “Derecho” y que su práctica profesional lo han entrenado convenientemente en la disciplina jurídica, excepto claro está en lo que son las normas procesales y de instrucción, las que en los temas puntuales sobre los que opinamos, no vienen al caso.

¿Por qué tanta soberbia y tanta negación de todo lo que se le opone?

¿Por qué dar por probado, hechos nacidos de meras conjeturas o dichos sin respaldo probatorio?

¿Por qué tanto acoso?

Basta leer los escritos de esta gente, para encontrar acusaciones despiadadas e irreales contra quienes se expresan con el lenguaje de la verdad, que no es precisamente el de ellos, que siempre terminan enredados en sus propios dichos.

Dice Esteban y lo demuestra en base a una indiscutible aplicación de un cálculo basado en la proporcionalidad: “No fue posible hallar un punto de coincidencia matemático, que pusiera en dudas las certezas que proporcionan los documentos, históricos, Todas las desviaciones superan, en los dos últimos Gráficos Nº 4 y 5, más que magnitudes moderadas…(3). En definitiva, ya no queda nada para inventar, ni dudas importantes que dilucidar.”

Resta en pié aquello que expresé en diciembre del año 2004 en una nota publicada en Gardelweb (ver link http://www.gardelweb.com/desenmascarando-confusiones.htm), titulada “DESENMASCARANDO CONFUSIONES” y en la que decía: “La escuela de "Durazno casi Médanos" de Montevideo no es el lugar de los estudios del niño Gardel “ y risueñamente llegaba a la conclusión que se debía hablar de “DURAZNOS QUE SON PELONES”

¿Cómo se puede decir y dar por probadas cosas enmarcadas en una historia que ofende la inteligencia de los demás?, diciendo en un tono falsamente cándido: “En otra MOROSA caminata similar, saliendo del viejo café Tupi Nambá, hacia el Sur (era el año 1930) Gardel dijo a su otro amigo, el Dr. César Gallardo: “Por aquí fui a una escuelita, ¿estará todavía el edificio?” Al decir luego que no pudieron ubicarla, SE DERRUMBA por completo la fábula sobre los estudios primarios de Gardel en Montevideo.


¿Dónde están las pruebas de esos dichos y sucesos? En ninguna parte. Vale entonces decir que se pretende hacer aparecer a nuestro Zorzal, como un “cuatro de copas”, incapaz de recordar un lugar físico tan caro al sentimiento de todos los niños, cual fue, es y será la escuela en que cursaron sus primeros años. Personalmente recuerdo hasta el nombre de los porteros de "mi colegio": Cirilo y José.

Para desbaratar tanta insolencia, basta recordar palabras que leí días pasados, en un recorte del diario SANTA FE que me hiciera llegar mi amigo Carlos Picchio, (publicación del año 1933) y en el cual se menciona expresamente que: “Este Carlitos Gardel es de una memoria fantástica, brutal. Observen ustedes que se recordaba con el ÑATO JOSE OTAL hasta de cuando eran pibes. Y de esto, lo afirmamos nosotros, hace un rato largo”


Es indudable que no se puede jugar con los hechos y acomodarlos a favor “de la historia de los “INDICIOS” que se pretende imponer, como artículo de FE “.

Carlos Gardel no nació como hijo de un Rey y por lo tanto los datos de su pasado no pueden ser rastreados a la perfección, pero algunos aprovechan esa circunstancia para dar paso a cualquier relato de personas que muchas veces ni lo conocieron, pero que después de su muerte, se anotaron en la larga lista de los “amigos de ocasión” que le aparecieron a Carlos.

José Pedro Aresi

.
(1) En la edición del año 1998 del libro “Los Secretos del Coronel” de la escritora Susana Cabrera (ver página 154), se dice que el 29 de septiembre de 1933 Gardel declaró al “Diario” de Montevideo que “paraba letras”, OFICIO APRENDIDO EN UN CURSO DE ARTESANOS, EN UN COLEGIO SALESIANO”. Dicha escritora lo repite en las ediciones de 1998 y en la de 2003. Es decir, no conocemos en 12 años de su primera edición ninguna desmentida escrita, por lo tanto no cabe lo que “Gardelísimo” dice en “GARDEL FRANCÉS - Como se fabrica una historia” (http://blogs.clarin.com/carlos-gardel/posts) respecto a que “La escritora Susana Cabrera menciona esta falsedad por error, confundiendo la edición original de la nota con una reproducción tendenciosa posterior a la muerte de Gardel que se hizo de la misma, donde se cambiaron los textos de las fotografías para acomodarlos a la “historia oficial” que fusionó a dos chicos en uno solo”. Una falacia más.
(2) Tanto el nombrado historiador como todos nosotros, más allá de nuestras respectivas capacidades, siempre recurrimos al previo asesoramiento y respaldo legal de Juristas del CEG como también de legales Uruguayos. Pero además, la señora debe saber que lo que "Natura no da, Salamanca non presta", y la base de la jurisprudencia reposa en la ética, como sustento del conocimiento específico. En los países más desarrollados de habla inglesa, predominan los juicios por jurados, compuestos en su mayoria por simples CIUDADANOS que se manejan con lo que se conoce comúnmente como "COMMON SENSE". Eso nos permite opinar con comodidad, porque no se trata de la ficción nuclear, sino de una disciplina "blanda", con dos bibliotecas.
(3) Ver en GARDELWEB la nota “LAS MATEMÁTICAS Y LOS FUNERALES DE LA ESCUELITA" - Juan Carlos Esteban - 22 de agosto del 2008 , en el link: (http://www.gardelweb.com/esteban/matematicas-y-funerales-de-escuelita.htm)


.