lunes, 24 de agosto de 2009

GARDEL Y LONDOÑO LÓPEZ

.
FELIZ COINCIDENCIA
Segun el decir de CARLOS VILLALBA BUSTILLO
.M
.
Cuenta Carlos Villalba Bustillo: “cuando Luciano Londoño López me dijo que él cree que Gardel fue uruguayo, repasé textos y facsímiles porque ese paisa sabe más que nadie en Colombia de tangos, lunfardo, milongas y zambas”. ….. pero.... “Sin embargo, mantengo mi voto por Toulouse”.
.
Y los hechos motivan que se deba coincidir con Villalba Bustillo, por la simple razón que Luciano “se ha quedado en el tiempo”. Así, Londoño López sigue haciéndose eco de viejos dichos, ya totalmente refutados y desacreditados, a la vez que continúa basando sus apreciaciones en referencias "parlantes"; en tanto omite resaltar y analizar los nuevos estudios que prueban la condición de cantor argentino nacido en Francia para Carlos Gardel; nominación que no es antojadiza, pues surge de la declaración de un organismo internacional e imparcial, como lo es la UNESCO.

No se trata de reiterar detalles que se encuentran muy bien reflejados en Sitios como "GARDELWEB" (http://www.gardelweb.com/), LOS AMIGOS DE GARDEL" (http://crgardel.blogspot.com/) y en TODO TANGO, (http://www.todotango.com/spanish/home.asp), donde cualquier aficionado a la VERDAD HISTÓRICA puede comprobar la desinformación que padece el señor Londoño López, que en un mail por él enviado, reconoce su falta de "aggiornamiento" sobre el origen de Carlos Gardel.

Pero volvamos a CARLOS VILLALBA BUSTILLO, un historiador de pluma mordaz, abogado, periodista de opinión, ensayista crítico y uno de los más notables bolivarenses de los últimos tiempos. Natural de Cartagena y que ha ocupado los cargos de profesor de la Facultad de Derecho y Rector de la Universidad de Cartagena, Magistrado y Presidente del Consejo Superior de la Judicatura. Ha sido columnista de El Espectador, El Tiempo y El Universal de Cartagena y Miembro de la Academia de Historia de Cartagena.

¿Qué nos dice VILLALBA BUSTILLO sobre el tema que nos ocupa?; pues para saberlo basta leer sus palabras que se reproducen seguidamente:

“Carlos Gardel no sólo es mito, recuerdo y gloria artística: sigue siendo, también, noticia fresca. Él, el de carne y hueso, no su arte, ni la música de sus composiciones. Me refiero al hombre que llevó dentro de sí una voz prodigiosa y fuera de sí, en su pellejo y su presencia, como decía Aníbal Troilo, “una pinta de la gran puta”. Sí, el lugar de su nacimiento retrotrajo de nuevo al individuo Gardel a los primeros planos, porque la investigadora argentina Martina Iñiguez volvió a la carga con el estudio que le hizo a una foto que, según ella, no se tomó en la escuela Nicolás Avellaneda, en Buenos Aires, sino en la número 27 de Montevideo, teniendo El Troesma tres años.Haberlo dicho no hubiera sido problema. Una vez más, ¡qué importaba! Fue problema porque doña Martina llevó su estudio –que no prueba el lugar donde se nace– a la Comisión de Educación y Cultura de la Cámara Baja de Uruguay, el país que desde hace un siglo quiere “robarse” a Gardel. Yo, de malpensado, creo que doña Martina se pegó a la trampa que algún uruguayo guasón urdió desde entonces para nacionalizar a Gardel valiéndose de un hecho cierto: el de que doña Berthe Gardes, al llegar a la capital del Plata, se alojó, con su hijo, en un inquilinato en el número 162 de la calle Uruguay.El presidente del Centro de Estudios Gardelianos, el vicepresidente y el historiador Juan Carlos Esteban se botaron a la comisión a torcerle el cuello al cuento de la foto martiniana. Se fueron armados con las actas de matrícula expedidas en Buenos Aires y un certificado que reproduce el número de orden 121, de la Oficina Argentina de Inmigración, en la que consta que Berthe Gardes entró al país, el 11 de marzo de 1893, con su hijo Charles Romuald, de dos años, a quien correspondió la orden 122. Berthe fue inscrita como francesa, viuda, de 27 años, planchadora y católica, y su pasaporte era el número 94.Hay que repetir la pregunta: ¿Nació Gardel en el hospital Saint Joseph de la Grave, frente a la ribera occidental del río Garona, en Toulouse, o en la casa donde el coronel Carlos Escayola poseyó a su cuñada María Oliva, en Tacuarembó, sin presentir que quedaría embarazada y que habría de regalarle el fruto de aquella faena furtiva a una extranjera pobre y desamparada? ¿Dónde está la razón: en el pecado de Escayola con su hermana política o en los revolcones esporádicos de Paul Lasserre con Berthe Gardes?Nunca he tenido duda de que la documentación existente sobre el nacimiento de Gardel tiene más fuerza probatoria que las historias regadas por la crónica hablada con posterioridad al nacimiento del mito. Comparto, además, con Simón Collier, el crédito que le da a la declaración de Jenny Bazin, la persona que anunció la llegada del francesito.”
y luego de escribir cuanto trascripto al principio de esta nota, agrega: “Por último, cuando el coronel Escayola y María Oliva se casaron luego de su larga polvareda, no legitimaron, como debieron hacerlo, al hijo conocido con el nombre de Carlos Gardel.”
.
Y ante tanta coincidencia es un deber preguntarse ¿Porqué decir Carlos Gardel y no Carlos Escayola? Dicen que es por “vergüenza” ¿Cuál? , ¿Esa que nunca demostraron – según la historia que ellos mismos venden - cuando madre, hijas/hermanas compartían el mismo hombre?
.
Es lamentable que por justificar una mentira se enlode el nombre y honor de una familia.
,
¿Chauvinismo? ¿Intereses económicos? ¿Ansias de figurar? , vaya uno a saber.

.